Posts Tagged ‘Ministro de la SCJN’

h1

Pedro Rebolledo Ministro once de la Corte

febrero 11, 2011

Con 97 votos a favor y en la primera ronda, el Senado aprobó la designación

Pardo Rebolledo, ministro once de la Suprema Corte

En conferencia, el elegido negó tener vínculos con Diego Fernández de Cevallos.

  • Enviar Nota Imprimir 2011-02-11•Política
Aclara que se tomará su tiempo para analizar todos los temas atorados en el pleno y emitir su voto.

Aclara que se tomará su tiempo para analizar todos
los temas atorados en el pleno y emitir su voto. Foto: Especial

Con 97 votos a favor y en la primera ronda, el Senado aprobó la designación de Mario Pardo Rebolledo como nuevo ministro de la Suprema Corte por un periodo de 15 años, cargo que asumirá el próximo martes.

En conferencia, Pardo negó tener vínculos con abogados panistas como Diego Fernández de Cevallos y en tribuna aseveró que cuenta con un expediente limpio, tras ofrecer regir su conducta con absoluta independencia.

Respecto a la posibilidad de que de inmediato se desatoren los más de 20 asuntos pendientes en el máximo tribunal, Pardo dejó en claro que se tomará su tiempo para revisarlos, al referir que primero los va a analizar con todo cuidado y minuciosidad “y me ajustaré a los plazos que maneja la Corte”.

Ayer acudieron a la sesión 114 legisladores y no fue necesario ir a una segunda ronda de votación, dado que en el primer ejercicio Pardo recibió 97 votos, 12 el magistrado Jorge Higuera Corona y Alberto Gelacio Pérez Dayán se quedó con cuatro.

Por la mañana, la bancada priista se sumó a las valoraciones de su coordinador, Manlio Fabio Beltrones, y de senadores como Fernando Baeza, de que la Corte debía reforzarse en su área penal, por lo que se respaldó de manera unánime a Pardo Rebolledo.

Mientras que en Acción Nacional hubo un par de objeciones, pero también se votó de manera unánime por Pardo.

En el PRD, senadores refirieron que se analizó la posible vinculacion de Pardo Rebolledo con Fernández de Cevallos y ello dividió a la bancada. Ya en el pleno, legisladores obradoristas apoyaron a Higuera.

En tribuna, los tres aspirantes expusieron sus proyectos como ministros durante 15 minutos.

En su turno, Pardo Rebolledo ensalzó su trayectoria judicial y expuso compromisos.

Reconoció que la sociedad mexicana, en forma recurrente, ha expresado su insatisfacción con el sistema de impartición de justicia. Por ello, “tenemos que reconocer que es necesario incrementar la confianza de la sociedad, en la labor de sus jueces”, pues se ha abierto una brecha profunda entre una aplicación de la ley, a veces reducida al registro de unos cuantos aspectos formales, y el clamor por una justicia digna de ese nombre.

Sostuvo que el pueblo debe contar con la garantía, de que todo acto que emana de las autoridades, estará impregnado con el valor fundamental de la justicia y se ajustará a los principios establecidos en la Carta Magna.

“Resulta indispensable incrementar la confianza de la sociedad en sus jueces. Confianza, que debe cimentarse en la capacitación de excelencia, en la actualización permanente y, sobre todo, en la cercanía con la sociedad, a través de la transparencia y la rendición de cuentas”, planteó.

Sobre su carrera, en más de una ocasión insistió en que su aspiración se sustenta exclusivamente en su trayectoria construida en 27 años dentro de la Judicatura Federal, con el esfuerzo diario y los sacrificios que implica el desempeño adecuado de esta función.

“Con la solidez moral que me da un expediente limpio y con la madurez que proviene de enfrentar el conocimiento y resolución, con absoluta independencia e imparcialidad de casos de alto impacto en la opinión pública nacional e internacional”.

– Claves

Critican las prisas

• La oposición criticó el apresurado proceso de designación. El petista Ricardo Monreal reconoció las trayectorias de los tres, pero cuestionó que el Senado haya ocupado sólo una semana para revisar su trayectoria, sobre todo sus sentencias.

• Por el PRD, Tomás Torres coincidió en que los perfiles son idóneos, pero al retrasar el envío de la terna durante más de cuatro meses, el Ejecutivo motivó que la revisión de los expedientes fuera acelerado.

• El priista Jesús Murillo coincidió en que fue un proceso de designación apresurado, pero reconoció el trabajo de dictaminación de las comisiones, “digno de alabanza”.

México • Angélica Mercado e Israel Navarro

Enviar páginaVersión para impresiónDeliciousDiggFacebookGoogleBuzz!TwitterMeneame
h1

Fallece ministro de la SCJN

septiembre 20, 2010

Jose de Jesús Gudiño Pelayo.

Fue electo para ser parte de los ministros que abandonarían su cargo hasta el 30 de noviembre de 2015. NTX

  • En la academia y en el foro jurídico lo ubicaban en el ala liberal y garantista de la Corte

El juez de la Suprema Corte de Justicia de la Nación falleció de un infarto este domingo

CIUDAD DE MÉXICO (19/SEP/2010).- La muerte del ministro José de Jesús Gudiño Pelayo deja un hueco en el ala liberal y garantista de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Gudiño Pelayo falleció este domingo en Londres durante sus vacaciones, víctima de un infarto. El jalisciense tenía 67 años.

Se definía como un ministro conservador, pero en la academia y en el foro jurídico lo ubicaban en el ala liberal y garantista de la Corte.

Fue un juez de carrera. Prácticamente toda su trayectoria la hizo en el Poder Judicial de la Federación, pero, de alguna manera, su otra vocación era la academia.

En los temas polémicos, aunque estuviera en la minoría, se mantuvo a favor de defender causas como la de la periodista Lydia Cacho. Pero también formó parte de los bloques clave, de mayoría, que ayudaron a validar la despenalización del aborto en el Distrito Federal.

Y, en particular, en los últimos meses tuvo una actuación destacada, como presidente de la Primera Sala de la Corte, en la liberación de los presos, injustamente, lo mismo del caso Acteal, que del caso Atenco o de las indígenas queretanas Alberta y Teresa.

Su carrera en el sector judicial la inició en 1977 como secretario de Estudio y Cuenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El mismo lugar al que regresaría hasta 1995, pero ya como ministro, a iniciar una nueva etapa en la vida del máximo tribunal del país.

Después de desempeñarse como juez y magistrado, Gudiño fue elegido por el Senado para integrar la Corte que surgió tras la reforma de 1994 que modificó la estructura del alto tribunal y que lo dotó de más atribuciones y facultades, que a la postre permitieron que adquiriera el poder que actualmente le permite ser el árbitro que resuelve los conflictos más importantes del país.

Gudiño fue electo para ser parte de los ministros que abandonarían su cargo hasta el 30 de noviembre de 2015.

Gudiño es el segundo ministro de la nueva generación que llegó a formar parte de la Corte, tras la reforma del 94, que fallece antes de culminar su encargo. En junio de 2004, también falleció el ministro Humberto Román Palacios, dos años antes de que terminara el periodo para el que había sido electo.

El presidente de la República, Felipe Calderón, será el encargado de enviar al Senado una terna de candidatos a ocupar el cargo que quedó vacante en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Conforme al criterio establecido en el caso de Román Palacios, el nuevo ministro que elija el Senado no llegará para cubrir los cinco años que le restaban a Gudiño, sino por un nuevo periodo de 15 años.

De la nueva designación dependerá el futuro de los juicios más importantes del país, en particular en una época como la actual en la que la Corte suele emitir votaciones muy divididas, en las que un voto puede hacer la diferencia y definir de qué lado se inclina la justicia.

Pero también el perfil que adoptará el máximo tribunal del país, esto es si uno más conservador o liberal.

h1

Analiza ministro cambios a la nueva reforma penal

agosto 31, 2010

Ministro José Gudiño Pelayo foto de archivo

Fecha: 08/28/2010 21:09

En conferencia, aseguró que no hay vía de regreso

El Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José de Jesús Gudiño Pelayo, visitó el Paraninfo Enrique Díaz de León de la Universidad de Guadalajara, para dictar una Conferencia Magistral sobre “La Nueva Justicia Penal”, la cual resaltó, la novedad que alberga es la introducción de la justicia alternativa, es decir, la negociación de la pena.

El acto, celebrado la tarde de este viernes fue presidido por el diputado, José Trinidad Padilla López, presidente de la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. En tanto que el rector general de la Universidad de Guadalajara, Marco Antonio Cortés Guardado, fungió como presentador.

Cortés Guardado, le agradeció aceptar la invitación y le transmitió el reconocimiento de los universitarios “por su desempeño como jurista y como Ministro, pero especialmente por apoyar la decisión más reciente de este máximo órgano de justicia de México, que refrendó el alcance universal de los preceptos constitucionales que rigen al país y que son la base de una sociedad democrática, libre y tolerante”.

En su exposición, el Ministro analizó tres paradigmas que consideró esenciales y sobre los que descansa el nuevo sistema penal acusatorio.

El primer cambio de paradigma, precisó, es en el que se transita del juicio como único medio para la solución de la conflictiva penal, a la creación de toda una gama de medios alternos de juicio y la reducción de éste, a última y excepcional opción.

En el segundo se abandona el principio de no incriminación para dar paso a la autoincriminación, que es el cambio paradigmático más importante, “de esto depende el principio anterior, que operen las medidas alternativas. No se trata de cualquier tipo de autoincriminación, debe ser voluntaria y con conocimiento de las consecuencias”.

En el tercer cambio de paradigma, se sustituye la escritura en su doble vertiente de respaldo de las actuaciones y de comunicación entre el juez y las partes por la oralidad. En esta parte, el sistema obliga al juez a prescindir de dos de sus apoyos sustanciales; el expediente y el secretario proyectista. “La idea es que sea el juez el que dicte personalmente la sentencia”.

Entre los retos por superar en la Reforma, mencionó el evitar que al común de los ciudadanos se termine por obligar a ir por la justicia alternativa.

El Ministro concluyó que la crisis del sistema penal aún vigente está a la vista, y de ahí que sea impostergable el cambio. “El sentimiento de que ya no satisface a la sociedad es generalizado; el ofendido y el inculpado no encuentran en él satisfacción a sus reclamos. Incluso, quien lo opera, ministerio público y jueces, más que causantes se sienten también víctimas de este sistema viciado”, concluyó.

Guadalajara, Jal., 28 de agosto de 2010.
Texto: Elizabeth Raygoza
Fotografía: José María Martínez
Edición de noticias: Lupita Cárdenas Cuevas