h1

Democracia y participación ciudadana

octubre 18, 2011

Democracia y participación ciudadana

Lunes, 17 Octubre 2011 por Celso Rodríguez González

Desde hace tiempo, los mexicanos hemos insistido en la necesidad de actualizar nuestras formas de convivencia política ante las condiciones totalmente diferentes a las que se tenían hace 100 años, que es el promedio de vigencia de algunas figuras políticas de nuestro país.

En diciembre de 2009 el Presidente Felipe Calderón envió al Congreso Federal un paquete de iniciativas de reforma política que por la fecha en que  se presentaban se consideró un buen gesto del Ejecutivo, porque no se tenía en puerta una elección cercana, lo que daba tiempo a los legisladores para realizar un análisis serio y profundo para robustecer la propuesta en aras de avanzar de una vez por todas en este importante tema.

La iniciativa presidencial estaba desprovista efectivamente de un interés personal electoral inmediato, lo que propició que se promocionara adecuadamente entre las bancadas partidistas de las cámaras, sin embargo, el paquete de iniciativas sufrió precisamente uno de los problemas que intentaba solucionar, la lentitud del Congreso para tratar los temas de su agenda legislativa.

Entre los planteamientos expuestos resaltaron la propuesta para permitir la elección consecutiva de los alcaldes y demás miembros de los ayuntamientos en los municipios hasta por un periodo de 12 años; permitir la reelección de legisladores federales; reducir el número de senadores a 96; así como la cantidad de los diputados federales 400, eliminando 60 escaños de elección directa y 40 de representación proporcional.

También proponía llevar a los partidos políticos a otros niveles de competitividad al sugerir incrementar el porcentaje de dos a cuatro por ciento de la votación como mínimo para conservar su registro como instituto político; promovía además la habilitación de la iniciativa ciudadana como facultad de la población para incorporar temas de su interés a la agenda legislativa; la figura de la revocación de mandato, para consultar a la ciudadanía acerca de la continuidad de sus gobernantes; y la posibilidad de las candidaturas independientes, entre otras.

Al tomar conocimiento del paquete en primer término el Senado de la República, la propuesta de reforma prácticamente continúo en la mayoría de sus contenidos, llegando apenas el mes pasado el dictamen a la Cámara de Diputados, donde se ha dado un intenso debate especialmente en dos temas: la revocación de mandato y la reelección legislativa.

Las comisiones conjuntas de Gobernación y Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados en una votación dividida han acordado dejar para otra ocasión la revocación de mandato y la reelección legislativa al no incluirlas en el dictamen que pasará al Pleno para su aprobación.

Mucho se ha dicho de las amplias ventajas que tiene la participación ciudadana en la vida política del país, desde hace varias décadas se ha buscado la ciudadanización de los órganos constitucionales para darle mayor certeza y confianza, como ejemplo está el Instituto Federal Electoral, que al dejar de ser un órgano integrado por funcionarios del Gobierno, ha permitido un desarrollo más fluido de la democracia.

La revocación de mandato parece ser una figura de participación ciudadana que espanta a los partidos políticos y a sus representantes en las posiciones de Gobierno, al creer que significa un riesgo para su planeación electoral y el fin de la carrera política de quien no resulte favorecido, pero el valor que le brinda a la decisión ciudadana es insoslayable y en ello deben poner atención especial los legisladores.

La reforma político electoral que contiene la reelección tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo, ha enfrentado desde siempre los obstáculos históricos y de tradición política de los mexicanos quizá justificadamente por los nada gratos recuerdos de los daños ocasionados por reelecciones de dictadores.

Sin embargo, es necesario realizar un análisis de las condiciones y problemática que enfrenta el Poder Legislativo Federal actual en el que podremos identificar algunas razones para pensar en la reelección como una posibilidad real de mejora.

Para nadie es un secreto el desconocimiento del parlamentarismo y hasta de la política, con la que llegan muchos legisladores, tampoco es novedad la inexperiencia como causa de la lentitud del proceso legislativo,  además de la impericia en el ámbito legal y de las prácticas parlamentarias fundamentales, que además cuando se está apenas asumiendo un papel adecuado, ya está por finalizar la legislatura.

Con la reelección legislativa pudieran solucionarse los problemas anteriormente planteados con el beneficio adicional de propiciar la profesionalización de la carrera legislativa y aprovechar a quienes tengan auténtico talento en beneficio del país, evitando incluso, que por su vocación de servicio público incursionen en tareas o cargos públicos del Ejecutivo en los que no son los mejores, pero les permite ahora mantenerse vigentes hasta en tanto regresan al Legislativo.

La reelección de legisladores provocaría la estabilidad política y legislativa que permitiría agilizar el proceso al darle continuidad a la agenda legislativa a pesar del cambio de legislatura; no tengo duda de la calidad que existe en el país de legisladores de vocación y carrera que nos aportarían muchísimo, tan sólo en este momento vemos que existen excelentes exponentes de reconocida trayectoria, cuyo trabajo sería el principa l impulso para que la ciudadanía los refrende en el cargo por un periodo más, lo que significaría un reconocimiento a su labor y desempeño.

Caso contrario de quienes únicamente arriban por compromisos o componendas partidistas y con su actuar demeritan la figura del legislador al dejar de lado su responsabilidad principal por atender intereses personales o de grupos de poder, quienes definitivamente encontrarían el rechazo popular y no serían reelectos, con lo que se evidenciaría su mala gestión.

Es tiempo aún de revisar estos temas importantes para la nación; los mexicanos esperamos continuar avanzando en la democracia y la participación política ciudadana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: