h1

Desorden salarial entre magistrados

junio 21, 2011

Presidente del Instituto Electoral tiene un salario bruto mayor que el del STJ, pero un neto menor

Desorden salarial entre magistrados

Constitución establece que estos funcionarios en los tribunales de Justicia, Electoral y Administrativo deben ganar lo mismo, pero no es así.
Tomás Figueroa, presidente del Instituto Electoral.

Tomás Figueroa, presidente del Instituto Electoral. Foto: Chema Martínez
Tomás Figueroa, presidente del Instituto Electoral. Foto: Chema Martínez

La información que utilizaron los consejeros electorales para definir su nuevo salario no está clara, pues las percepciones de los magistrados que integran el Poder Judicial varían según el tribunal de que se trate. De esta forma, por ejemplo, en salario bruto los consejeros tienen ingresos superiores a los magistrados del Supremo Tribunal de Justicia del Estado (SJTE), pero inferior en los ingresos netos.

Los consejeros electorales solicitaron la información de los registros de ingresos de los tribunales del estado al Instituto de Pensiones, para conocer cuáles son los ingresos brutos, es decir, el salario integrado antes del descuento de impuestos y cualquier recargo. Esta cantidad es la base que se utiliza para determinar, por ejemplo, las cotizaciones ante Pensiones para créditos y, en un futuro, para la jubilación.

La información sobre los ingresos de los magistrados se requería porque, según la reforma que se hizo a la Constitución local por la pasada Legislatura, los consejeros del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco (IEPCEJ) tienen derecho a recibir “una remuneración igual a la prevista para los magistrados del Poder Judicial del Estado”. Lo anterior está establecido en el párrafo cuarto, de la fracción V, del artículo 12.

En la sesión celebrada por el Consejo General del IEPCEJ el 2 de junio pasado, se aprobó la modificación del presupuesto de Egresos de 2011, luego de que el gobernador, Emilio González Márquez, “vetó” el gasto estatal para este año y se tendrá que aplicar el mismo que en 2010. Ese movimiento fue aprovechado por los consejeros para incrementarse el sueldo con el pretexto de homologarlo con los integrantes del Poder Judicial.

La información en que se basaron los consejeros, establece que el presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE), Celso Rodríguez, tiene un salario mensual bruto de 154,432 pesos que, menos impuestos, queda en 147,753 pesos; el resto de los magistrados ganan 142,796 pesos brutos y 136,242 ya netos.

La anterior información no coincide con la que aparece en el apartado de transparencia de la página de Internet del STJE, donde se consigna que el magistrado presidente gana 152,138 pesos brutos y el resto de los magistrados 140,298 —no se desglosa el neto—.

Con la homologación, el salario mensual bruto del presidente del IEPCEJ, Tomás Figueroa Padilla quedó en 176,267 pesos, aunque menos impuestos quedará en 118,768 pesos; por su parte, los consejeros recibirán cada mes un sueldo bruto de 160,249 pesos, que les quedará en 108,778 pesos netos.

Lo anterior significa que el salario bruto de los consejeros electorales es superior al de los magistrados del STJE, pero inferior en la percepción final.

Pero las diferencias en las cantidades no se dan sólo entre estas instancias, a pesar de que todos los magistrados, sin importar el tribunal, deberían ganar lo mismo. El salario bruto de los presidentes y consejeros de los tribunales Electoral y de lo Administrativo del Estado (TAE), son superiores a los que perciben sus homólogos del STJE, pero inferiores en lo que se refiere a la percepción neta.

En el Tribunal Electoral, el presidente gana 177,280 pesos brutos, mientras que recibe netos 125,981 pesos; los magistrados tienen un salario de 161,170 pesos que queda en 114,771 —la cifra del neto es igual a la que aparece en su página de Internet, donde no se indica el salario bruto—. A su vez, en el TAE, el presidente recibe un sueldo bruto mensual de 177,022 pesos y 127,819 netos, mientras que los magistrados ganan 164,392 y 118,978 pesos, respectivamente —mismas cifras que se reportan en su página web—.

Según el tercer párrafo del artículo 57 de la Constitución local, “todos los magistrados que integran el Poder Judicial del Estado de Jalisco recibirán el mismo salario”. La misma Constitución establece que el Poder Judicial lo integran los tribunales de Justicia, Electoral y Administrativo.

En perspectiva

¿Voto en contra?

• Aunque el consejero electoral Nauhcatzin Bravo aseguró que está en desacuerdo con el incremento salarial que se otorgaron los integrantes del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, en la práctica votó a favor.

• En la sesión del 2 de junio pasado, cuando se aprobaron las modificaciones al Presupuesto de Egresos de 2011, Bravo votó en lo general a favor y sólo dijo que presentaría un voto particular sobre el tema de los salarios.

• El consejero disponía de 24 horas para presentar su voto particular, en el que se supone debía oponerse al incremento salarial que se otorgaron los consejeros, con el pretexto de homologarlo con los magistrados del Poder Judicial de la entidad. Milenio Jalisco consultó en el IEPCEJ y se indicó que el mismo no se había recibido.

• Ayer se buscó por teléfono al consejero electoral, pero una grabación afirma que su número de celular fue cambiado, por lo que no fue posible consultarlo sobre las razones por las que no formalizó su inconformidad (SSÍ).

Guadalajara • Sonia Serrano Íñiguez

  • Enviar páginaVersión para impresiónDeliciousDiggFacebookGoogleBuzz!TwitterMeneame

One comment

  1. La ambición en el IEPCJ, balconeó la opacidad del STJ
    RADAR
    Jaime Barrera Rodríguez

    2011-06-21•Al Frente

    Lo hemos dicho aquí en varias ocasiones pero hoy se hace necesario repetirlo.

    El mundo judicial se mueve en una opacidad y discrecionalidad dorada.

    Lo que los ha vuelto a exhibir es la esculcada que les pusieron los consejeros electorales, no para hacer algo como instancia ciudadana para impulsar una mayor rendición de cuentas, sino para poder justificar un voraz y desproporcionado aumento salarial de más de 20 por ciento, que compensara el hecho de que como todos los mortales, ahora sí pagarán su respectivo 30 por ciento de impuestos.

    Así, la ambición en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco, donde todos los consejeros electorales estuvieron a favor de aumentarse el sueldo, excepto Nauhcatzin Bravo Padilla, puso en relieve nuevamente la discrecionalidad con que operan los distintos Tribunales que integran el Supremo Tribunal de Justicia.

    Un solo detalle refleja nítidamente esa falta de transparencia en el Poder Judicial: para justificar su aumento y cuidar no superar lo que percibían los magistrados, los consejeros electorales no acudieron a las páginas de transparencia sino que indagaron los ingresos de los magistrados de acuerdo a sus cotizaciones en el Instituto de Pensiones del Estado.

    Así andaba la urgencia en el IEPCJ por aumentarse el sueldo que hasta se pusieron investigadores, para no dejar de hacer efectivo el párrafo cuarto, de la fracción V, del artículo 12, de la Constitución local, reformado en la tristemente célebre Legislatura LVIII, para que los consejeros recibieran el mismo sueldo que los magistrados del Poder Judicial del Estado.

    Lo que quedó claro, además del apetito salarial de los consejeros, es cómo en el Poder Judicial ignoran olímpicamente el artículo 57 de la Constitución local, en el que se señala que todos los magistrados que integran el Poder Judicial del Estado de Jalisco recibirán el mismo salario, y cómo en sus páginas de Internet reportan con distintos criterios sus percepciones.

    Por eso se vuelve urgente que el Instituto de Transparencia revise a detalle lo que pasa en el Poder Judicial y los obligue a cumplir la ley en la materia.

    Porque el asunto de la opacidad en los salarios es apenas un aspecto de la forma como ejercen sus presupuestos.

    En el Tribunal Administrativo, como en el Electoral y en el Consejo del Poder Judicial, bastan los acuerdos de sus diversos plenos, para entregarse bonos, aumentar prestaciones o invertir en mobiliario y equipo.

    Por eso insistimos, el Poder Judicial es uno de los más atrasados en la cultura de la rendición de cuentas.

    Y por lo visto sólo son revisados cuando los consejeros electorales buscan afanosamente no dejar de parecerse y ganar como ellos.

    twitter: @jbarrera4

    jaime.barrera@milenio.com



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: